Viajes solidarios Abay Etiopía

Te cuento Etiopía

zoom
1.222 comments

Te cuento Etiopía: Lucy, la primera mujer

Me llamo Lucy, bueno no, me llamarán Lucy por lo que prefiero no decir mi nombre verdadero, será con este con el que pasaré a formar parte de la historia de la humanidad.

Vivo en Hadar, en la región de Afar, Etiopía. En Afar la vida no es fácil y comer se convierte en una labor que nos ocupa todo el día. Aunque dentro de mucho tiempo, Afar será un terreno árido y polvoriento, hoy es una zona hermosa, llena de árboles y vegetación. No sé lo sucedido en el futuro, no sé si podrán mis descendientes comprobar lo hermosa que es Etiopía, pero me gusta pensar que algún día obtendrá el reconocimiento que se merece al ser la cuna del ser humano.

Vivimos en tribus y todavía no somos tan parecidos a vosotros como llegarán a serlo nuestros descendientes. Soy una mujer pequeña pero lucho a diario para que la naturaleza no pueda conmigo, para trabajar duro y para hacerme valer tanto o más que el hombre. Camino erguida y eso me ha permitido llevar una vida con la que mis tatarabuelos hubiesen soñado.

Los hombres son grandes, fuertes y admirables, pero como pasará tantas veces en el futuro, somos las mujeres las que llevamos la comida a la tribu, las que trabajamos duro, las que parimos y vemos como muchos de nuestros hijos no llegan a crecer. Las que conseguimos que la especia avance y evolucione.

Tengo 18 años y he vivido tanto… Seguro que dentro de tres millones de años podéis sonreír con esta afirmación, pero así es,  mi vida ha sido larga, dura, pero feliz.

Nací aquí, en Hadar. Mi madre era más baja de estatura de lo que yo soy ahora y no andaba tan erguida como yo lo hago, quizás, y aunque me duela decirlo, era menos inteligente que yo, pero nunca olvidaré que trabajaba de sol a sol para dar de comer a la tribu, para que yo nunca pasase hambre y tampoco mis hermanos. Mi madre murió hace tiempo, tanto que no puedo recordarlo, además de que todavía no contamos el tiempo como vosotros lo haréis dentro de millones de años.

Toda mi vida he estado en Hadar, y en Hadar moriré junto a mi familia. He tenido tres hijos y dos hijas. Ahora casi todos son integrantes activos de la tribu y trabajan junto al resto, pero hubo un tiempo que tuve que cuidar de ellos, que buscarles comida y procurar que estuvieran sanos.

Hoy ya soy vieja y he conseguido recogiendo frutos de los árboles y enfrentándome a todo tipo de criaturas y  a algunos de nosotros, que sobrevivan dos de mis hijos y una hija, por lo que puedo considerarme una mujer afortunada.

Duermo en los árboles, no podéis imaginar el placer de sentirse seguro en una rama y ver las estrellas infinitas mientras oyes los ruidos de las noches. Así, noche tras noche, consigo dormirme muy rápido. A veces, me da pena no poder disfrutar más de los hermosos cielos estrellados etíopes, pero estoy tan cansada.

Pero, sin duda, lo mejor de dormir en los árboles es despertarse. En cuanto el primer rayo de luz asoma, abro los ojos y contemplar la hermosa sabana es indescriptible. El intenso verdor, los animales salvajes, la tribu comenzando a moverse al ritmo del sol, me hacen sentirme libre.

Las mañanas me encantan. Bajar de los árboles y caminar hasta el agua es mi actividad favorita del día. Camino, me gusta sentir la tierra bajo mis pies, hasta llegar al agua fresca donde bebo hasta que no cabe en mi estomago nada más. Me gusta mirarme en el agua cristalina, verme con mis propios ojos, un milagro de la naturaleza que tan sólo nos permite el agua. Así, puedo ver mi cara pequeña y peluda, si no, no sabría cómo soy.

Lucy, la primera mujer - Te cuento Etiopía

Foto de www.sciencefriday.com

Cuando camino de un lado para otro, todo el día, buscando frutos que llevarme a la boca y que llevar más tarde a la tribu, me siento orgullosa de mi misma. No sé como hacían mis antepasados para vivir todo el día en los árboles y no poder disfrutar del placer de caminar.

Yo me quejo de mi vida muchas veces al día, de lo sacrificado que es vivir únicamente para sobrevivir, para ver una noche estrellada más, para ver la inmensa Etiopía al despertar, pero soy afortunada, frente a mis antepasados vivo una vida cómoda, quizás no tanto como la que llevéis en el futuro , pero cómoda al fin y al cabo.

Tras refrescarme con el agua, empiezo mi jornada diaria. Camino y camino durante horas para encontrar árboles que contengan dulces frutos. Trepo en todos los que sospecho que puedo encontrar frutos con azucares. Están riquísimos y te hacen sentir fuerte, pero muchos días no encuentro ninguno, depende  también de las lluvias.

Soy paciente y en tiempo de sequía puedo dedicar muchas horas a buscar los mejores manjares, pero cuando empiezo a estar cansada, y a medida que envejezco esto es antes, acabo rindiéndome a la comida por supervivencia. En la tribu podemos pasarnos días comiendo semillas, raíces, tubérculos o cortezas, su sabor no es muy bueno pero llenan. Lo peor son los más pequeños, reclaman la fruta dulce con más insistencia y nos las recuerdan a todos provocando un pinchazo en el estómago al imaginar su sabor.

Algún día crecerán y verán cómo no siempre es fácil conseguir comida rica y que lo importante es crecer. Lo verán, lo sentirán en cada miembro de su familia que pierdan, en cada hermano que no llegue a adulto, en cada hijo que no supere los primeros años.

La vida hace tres millones de años no era fácil, os lo aseguro, pero pude conocer una tierra hermosa, fértil, en la que cada estrella te hacía un guiño, cada hoja te susurraba, cada paso en la tierra húmeda te hacía sentir importante.

Dentro de pocos años moriré, pero voy a dejar mi huella en esta tierra llena de vida que algún día llamareis Etiopía.  Voy a formar parte de la historia, voy a ser mundialmente conocida, sin saberlo, ni mucho menos pretenderlo ya que mis restos quedarán para siempre aquí.

Sé que no se hablará de mi como de otras mujeres que no se sabe si existieron, las que dicen que fueron las primeras, una dirán que se llama Eva y, lo más increíble,  que nació de la costilla de un hombre y que será expulsada del paraíso por comer una fruta dulce, ¿por qué no iba a hacerlo?, y la otra que se llama Lilith, y creo que esta no nace de ninguna costilla y que no es expulsada de ningún sitio porque se fue ella sola al no querer que nadie le prohibiera nada.

Tardarán mucho en hablar de Lucy. En general solo los estudiosos del ser humano sabrán de mi existencia pero yo sí he sido real. Yo sí he sido de las primeras mujeres y me enfrento al igual que los hombres a mi entorno, con mi metro diez y mis escasos treinta kilos.

Soy la primera mujer en hacer historia, la primera en negarse a abandonar Etiopía. Mis huesos quedarán por siempre en Hadar, la tierra verde de Afar que me vio nacer y me verá morir. Durante más de tres millones de años, no podré caminar pero seguiré sintiendo la tierra fresca y húmeda, seguiré viendo los cielos estrellados de Etiopía, oyendo los ruidos de la noche y sintiendo el caer de las hojas.

La vida ha sido dura pero me moriré con la tranquilidad de saber que viví en Hadar, en la tierra más hermosa, y que seguiré aquí por muchos años.

Me llamarán Lucy y yo sí fui la primera mujer.

 

Texto de Ainhoa Valdearcos Usón

zoom
659 comments

Te cuento Etiopía: Enseñanza a la sombra de una acacia

Mi padre era un superviviente  de la tribu Afar que no pudo aguantar  el sol ardiente del Sahel y vino  a formar el hijo  de amor en las fuentes del Awash, dijo el maestro a los alumnos de la tribu somalí  que le escuchaban con mucha atención<strong> a la sombra de la acacia</strong>.

Recuerdo a mi  padre masticar el khat a la puerta de mi ari  a la vez que ordeñaba las cabras. Entre su historia y el llanto construyó un hogar de luz y amor en el que  fui dichoso compartiendo juegos con mis hermanos y con mis primos. Hasta llegar aquí a vuestras tierras de colores, casi sin motivo como los vientos débiles,   aprendí los idiomas universales y conservo el cansancio del largo viaje. <strong>Nuestra escuela al aire libre con la pizarra sujeta al tronco de la acacia  es la más universal de todas</strong> y vosotros, niños y niñas de la tribu somalí,  sois mis alumnos predilectos, los que escuchan ulular  la lechuza del adivino, los guardianes de las estrellas,  los niños nómadas que viven los soles y su exilio con un candil de aceite en el interior del  pecho,  prosiguió el maestro.  Os quiero dar la última lección antes de que vuestros padres levanten el campamento para marchar a  la fiesta del Año Nuevo solar al encuentro de vuestros parientes y de vuestras canciones.

Archivo_000
Algún día, si acertáis a caminar hasta la ciudad de Harar,  os sorprenderá ver escuelas  en edificios de nueva construcción, dijo el maestro, -debéis saber que esos  alumnos no atraviesan descalzos los campos de luz, ni escuchan los silencios  en las noches de las golondrinas; vosotros compartís  la luna de bronce sobre las tiendas beduinas, vivís los alumbramientos de las gacelas y los camellos y camináis invariablemente<strong> en busca de la libertad del viento</strong> que dominan todos los hombres y mujeres de vuestra tribu; muy poco importa el vestuario, las largas distancias en autobús escolar, ni los bollitos del recreo, comparado  con el tiempo que os dispensan vuestros padres, vuestros abuelos, vuestros primos y, en general, toda  la tribu. Recordad, dijo el  maestro,  que en los ojos del niño prende la llama y en los ojos del viejo resplandece la luz, y que  el mal entra como una astilla y se agranda como una acacia, decid  siempre la verdad para que la suerte os acompañe.

Vuestras tierras son generosas, la estación de lluvias nutre holgadamente vuestro ganado, abunda el teff, la injera  y las  fiestas de Tej, observad  la naturaleza y guiaros por ella. En las tardes de julio mi padre me enseñó el Corán en el árbol de la acacia, cantó una Aleya  bajo una nube de lilas y una ráfaga de viento  me enseño que la luz de las estrellas, el perfil de las nubes y la vaguedad  del polvo son una misma flor. Agitaros como una ola y arrojad muchas flores al río para cruzarlo.
Por último, <strong>no olvidéis vuestro nombre, no olvidéis el nombre de vuestro padre y el de vuestra madre, el nombre de las plantas y la historia de los árboles de Etiopía</strong>.

Los niños y las niñas de la tribu nómada Somalí, emocionados,  se despidieron del maestro y marcharon de regreso al poblado. La bella gacela apareció en el margen del camino mordisqueando los contornos de la cala etíope y las margaritas silvestres.

Texto de Fernando Medrano.

zoom
1.194 comments

Te cuento Etiopía: Girmet y Gaba Kemisa

Me levanto, me lavo la cara y las manos.

Hoy no voy a la escuela. Mi padre me ha dicho que tengo que ayudarle a arar la tierra. Al final más bien he sido yo quien ha arado la tierra, bueno, menos mal que con la ayuda del buey de mi vecino Gadisse,  aunque como pago mañana trabajaré para él.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Llueve, todo el día llueve. Mi padre dice que es bueno para que luego crezca el trigo y el teff,  aunque no entiendo por qué luego no llueve durante meses y meses.

Me gusta la lluvia. Cuando deja un rato de llover corremos, saltando entre las charcas, pisando las charcas, cayéndonos en las charcas.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Mi hermana pequeña tiene fiebre. Me quedo con ella y rezo para que no sea la fiebre que se llevó a mi mamá. Malditos mosquitos, me pregunto cómo unos bichos tan pequeños pueden provocar tanto sufrimiento.

Girmet y Gaba KemisaMe levanto, me lavo la cara y las manos

Hoy me voy con mi padre al mercado de Liban. Compartimos burro y carreta con nuestro vecino Obsar, ¡menos mal!. Llevamos poca leña para vender,  pero esperamos comprar el berbere que este año no hemos podido cultivar.

Al volver, mi padre se queda bebiendo areke en una de las casa con bote en el palo. Cuando regresa a casa,  en lugar de volver contento, muchas veces nos grita. Al menos no nos pega y a veces pienso que el areque es lo único que le hace feliz en la vida, porque a nosotros mucho caso no nos hace. En ocasiones también lo comprendo,  pero a la vez sé que tengo que hacer algo para que mis hermanos y yo tengamos una vida diferente.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Me encuentro con mi amigo Adera. Está contento y me cuenta que en una pelea con una hiena anoche salió victorioso. Siempre me cuenta cosas que me fascinan, a veces pienso que son historias que se inventa, pero no me importa, me gusta sentarme bajo la acacia con él cuando el sol aconseja una sombra, me gusta mirar la luna en su compañía cuando cae la noche.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Hoy estoy triste. Mi hermana mayor Kasaye a la que tanto quiero se va a Holeta a vivir. Ha conseguido un trabajo en un bar de la carretera de Nekemte. Dice que yo ya soy mayor y puedo cuidar de mis tres hermanitos. No confía en que lo haga mi padre, espera que lo haga yo aunque tengo 12 años…o eso creo.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Me voy a la escuela y hoy creo que va a ser un gran día. Me encantaría poder algún día ser maestra y trabajar en el colegio de Bacho Walmara. Me gusta escuchar al maestro Asneggen, sobre todo cuando nos habla de otros países aunque también sobretodo cuando nos cuenta la historia de nuestro país, la historia de Etiopía. Me encantaría conocer otros lugares de Etiopía. Me haría feliz que todos los niños un día me llamaran señorita Girmet.

Después de la escuela y antes de volver a casa tras la el colegio, en ocasiones juego con mis amigas al volley, cuando no llueve, cuando tenemos balón. Vaya saltos que damos, vayas risas que echamos.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Estoy contenta. Mis dos hermanitos Darajie y Alemu ya se levantan y se lavan la cara ellos solos, incluso Alemu ha comenzado a preparar el café, que además le encanta.

Ahora sólo tengo que cargar con Tigist, quien me acompaña a todos los sitios, me hace compañía cuando voy a por agua, aunque para cargar con los bidones preferiría no tener que llevarla a mi espalda.

Me levanto, me lavo la cara y las manos

Estoy preocupada. Llevo dos meses sin sangrar. Pienso en mi amigo Adera… y también en mis hermanos pequeños.

Texto e imagen de Francisco Carrión.

Translate »