Viajes solidarios Abay Etiopía

junio 2016

543 comments

Alamitou,la niña del vestido violeta

Aquel invierno volvía a ser caluroso y la lluvia no se asomaba juguetona desde hacía mucho tiempo.

Sabía que esa mañana no sería como las demás porque el viento canturreaba una tímida nana y olía a eucalipto como nunca.

Alamitou se encontraba junto a la acacia y contemplaba un nido oculto por las viejas ramas. Vestía como de costumbre su único vestido violeta y sus grandes ojos negros estaban tan abiertos como los míos cuando,por primera vez, vi el mar.

Sus pies descalzos mostraban la dureza del camino y su cántaro vacío se apoyaba sobre un montón de teff recién cortada que se acumulaba con desorden en el suelo seco.

IMG_8884

Y entonces sucedió… primero se escuchó un tímido silbidito, dos, tres… y le siguieron varios más. Cinco polluelos luchaban afanados por romper el cascarón que hasta entonces había sido su hogar.

Sonrió emocionada a la fuerte y valiente mamá que acunaba a sus polluelos dándoles calor y la oportunidad de sobrevivir.

Un día, mientras regresaba a casa después de buscar fortuna en la laguna seca, vio a los pequeños abandonar su nido desplegando sus alas con elegancia. Volaron hacia las montañas y se perdieron en la inmensidad de aquel cielo infinito.

Alamitou pensó que su vida se parecía mucho a la de aquellos pajarillos y se convenció a sí misma de que algún día, ella también conseguiría descubrir lo que se ocultaba tras las montañas.

De repente, las nubes se hicieron un guiño y el agua comenzó a caer sobre su piel de ébano, empapando su vestido violeta. Colgó en su espalda el pesado cántaro y orgullosa de ser quien era corrió hacia la escuela.  

Se sentó en un viejo pupitre y con la torpeza que quien da sus primeros pasos en la vida, comenzó a escribir su historia… “Alamitou, la niña del vestido violeta”

Translate »