Viajes solidarios Abay Etiopía

Monthly Archives: abril 2014

1.203 comments

En algún lugar de África

En el aeropuerto de Madrid nos reunimos ilusionados y ajenos a lo que íbamos a vivir en los próximos días. Algunos éramos viejos conocidos, y otros nos encontrábamos allí por primera vez. Cargábamos con material y proyectos para llevar a cabo en nuestra breve visita.

Tras muchas horas de viaje llegamos a nuestro destino, un lugar que parecía olvidado por el resto de los occidentales y quizás hasta por nuestros dioses: Walmara. Uno cree al llegar allí que ese sitio no pertenece a los humanos sino a la naturaleza, a los animales, y que los hombres nos hemos colado y nos hemos quedado allí, sin saber muy bien porqué o para qué, y sin embargo es justo de allí de donde venimos.

Para nuestra sorpresa encontramos un milagro, un oasis en un desierto, una infraestructura en medio de la nada en la que, según nos explicaron, los niños más pequeños recibían educación, alimentación y cuidados, lo que permitía que sus hermanos mayores pudieran asistir al colegio (única salida para una vida sin futuro).

Aún sin salir de nuestro asombro damos un paseo por la grandiosidad africana, sintiendo la naturaleza en su más puro estado, sin ese toque artificial que le damos en nuestro “primer mundo” para intentar controlarla; a lo que parecía una llamada misteriosa e inaudible, acudieron niños, muchos y muy pequeños niños que se agarraban a nuestras manos y de alguna forma a nuestra alma, no pidiendo más que el contacto con nuestra piel.

Al día siguiente comenzamos la misión que teníamos encomendada. Como parte del equipo sanitario, junto con Paloma y Motuma, comenzamos a primera hora de la mañana y de una manera casi incansable a hacer la revisión de todos los niños y jóvenes de las escuelas deportivas que pudimos: peso, talla, auscultación… Fue un desfile de niños y niñas que durante unos días seguían obedientemente las órdenes que les dábamos, que entraban asustados en el botiquín en el que el calor podía ser sofocante en algunos momentos; como regalo, una tímida sonrisa de algún niño; como castigo alguna lágrima contenida.

Imagen

ImagenImagen

Ya volví hace más de un mes a mi realidad (o quizás irrealidad ), a los problemas que me invento para hacerla más interesante, supongo… y sigo dándole vueltas y preguntándome qué les aporté a ellos en esos días, si es que les aporté algo; sin embargo si se lo que ellos me aportaron a mi, y eso siempre quedará conmigo.

Gracias Abay por darme la oportunidad de recibirlo.

Carlos Sánchez Rodríguez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »